• Iglesia Evangélica Luterana La Trinidad

En Semana Santa, Cristian Tello y la IELCH inician juicio contra familia migrante

La familia albergada en nuestro Salón Comunitario Helmut Frenz ha sido demandada con el consentimiento de

la IELCH y con los mismos abogados que usan para amedrentar a otras personas de la congregación. Denunciamos a toda la comunión luterana y a las amigas y a los amigos de nuestra congregación de este hecho nefasto en que ha incurrido el directorio ilegítimo y la Sra. Izani Bruch, obispa de la IELCH.


¿De qué sirven sus oraciones, su tiempo de cuaresma, su ceño enojado cuando hablan de "las y los pobres"? Hoy, la familia migrante albergada en nuestro salón comunitario "Helmuth Frenz" va a juicio de precario (quien sabe de leyes puede entender este concepto). Cristián Tello, arrogándose la representación legal de La Trinidad les ha demandado, a una familia venezolana con dos niñas pequeñas. Todo esto ha sucedido con el consentimiento de Izani Bruch, obispa IELCH, quien citó a la familia a su oficina y tuvo el descaro de de pedirles que se fueran. ¿Cómo puede hacerse obispa y autoridad moral si consiente en la maldad que estas personas hacen y además, se hace parte de la opresión contra la que ella dice luchar?

Como pastor, yo denuncio ante toda la comunión luterana, que estas personas nos demostrado con sus acciones que son hipócritas y crueles y que sólo les interesa acallarnos para hacerse de nuestra propiedad. Hago esta denuncia como pastor porque algo muy equivocado está pasando, no sólo aquí en Chile sino también en otros lugares de Latinoamérica. Hay una generación carroñera, que vive y se beneficia directamente de las platas que las iglesias extranjeras envían y no quieren que nadie les dispute el beneficio que esto les da. Esto debe ser corregido antes que sea demasiado tarde.

El pueblo de Yavé, sus anawins, sus pequeños y sus pequeñas, son el lugar en que se evidencia la moralidad de quienes dicen trabajar para y por el Cristo. Con este acto deleznable y bajo, Tello y el directorio ilegítimo pecan contra Dios y hacen escándalo de la fe cristiana y del Cristo mismo. Y la IELCH apoya a este tipo de gente, cruel y despiadada, que no conoce límites a su maldad, por lo cual es igualmente cómplice de estas barbaridades.

Cito al profeta Isaías, en el capítulo 58, para que la palabra de Yavé nos llame a la conversión verdadera y de corazón a la justicia. Nuestra congregación sigue firme en sus convicciones y defenderá a las personas que de manera cruel e injusta son maltratadas ya sea por este directorio ilegítimo, por la Obispa Bruch o por el Consejo Sinodal IELCH.


Profeta Isaías, Capítulo 58

Grita con fuerte voz, no te contengas, alza la voz como una trompeta, denuncia a mi pueblo sus delitos, a la casa de Jacob sus pecados. Consultan mi oráculo a diario, muestran deseo de conocer mi camino como si fueran un pueblo que practicara la justicia y no abandonase el mandato de su Dios. Me piden sentencias justas, desean tener cerca a Dios. ¿Para qué ayunar, si no haces caso? ¿Mortificarnos, si tú no te fijas? Miren: el día de ayuno buscan su propio interés, y maltratan a sus servidores; miren: ayunan entre peleas y disputas, dando puñetazos sin piedad. No ayunen como ahora, haciendo oír en el cielo sus voces. ¿Es ése el ayuno que el Señor desea, el día en que el hombre se mortifica? Doblar la cabeza como un junco, acostarse sobre estera y ceniza, ¿a eso lo llaman ayuno, día agradable al Señor? El ayuno que yo quiero es éste: abrir las prisiones injustas, hacer saltar los cerrojos de los cepos, dejar libres a los oprimidos, romper todos los cepos; compartir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al que ves desnudo y no despreocuparte de tu hermano. Entonces brillará tu luz como la aurora, tus heridas sanarán rápidamente; tu justicia te abrirá camino, detrás irá la gloria del Señor. Entonces llamarás al Señor, y te responderá; pedirás auxilio, y te dirá: Aquí estoy. Si destierras de ti toda opresión, y el señalar con el dedo, y la palabra maligna; si das tu pan al hambriento y sacias el estómago del necesitado, surgirá tu luz en las tinieblas, tu oscuridad se volverá mediodía. El Señor te guiará siempre, en el desierto saciará tu hambre, hará fuertes tus huesos, serás un huerto bien regado, un manantial de aguas cuyas aguas nunca se agotan, reconstruirás viejas ruinas, levantarás sobre los cimientos antiguos; te llamarán reparador de brechas, restaurador de casas en ruinas.


Pastor Marcelo Huenulef Ortega

Master of Divinity Trinity Lutheran Seminary

Columbus, Ohio.


301 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo