• Iglesia Evangélica Luterana La Trinidad

"La Trinidad" estampa denuncia ante fiscalía contra responsables de cerrar el templo

La Congregación ha decidido actuar de manera resuelta para reabrir su templo a la comunidad y para ello ha denunciado ante Carabineros todos los antecedentes de la seguidilla de hechos violentos en contra de nuestra membresía. El Consejo Sinodal y la Obispa Izani Bruch, deberán explicar ante fiscalía sus acciones de usurpación y de apropiación indebida de nuestra propiedad.


Declaración Pública

Les saludamos en el nombre de Cristo.

Como ya es de conocimiento público, la Congregación La Trinidad sostiene una disputa con el Consejo Sinodal respecto de la propiedad de Juan Enrique Concha 121 en Ñuñoa. La Iglesia Evangélica Luterana en Chile (IELCH) ha dicho que esta propiedad les pertenece y ha ejercido violencia en contra de la membresía para usurparla; incluso avalaron una supuesta asamblea, a la que no citaron a la membresía de la congregación, la que fue realizada el 29 de junio de este año. El propósito de esta supuesta asamblea fue enajenar nuestra propiedad y donarla a la IELCH. Además de esta violencia que el Consejo Sinodal y la Obispa han apoyado, ahora recientemente ha habido algunos cultos no autorizados en que se ha ocupado nuestro templo sin autorización. Vale hacer notar, que desde agosto 17 cambiaron las chapas de ingreso al templo y han puesto llaves de seguridad, impidiendo así que la membresía legal de la congregación pueda hacer uso de su lugar de culto.

El domingo 14 y el sábado 20 de noviembre, Izani Bruch, pastora presidenta de la IELCH, hizo uso del templo, mandó cortar cadenas, -por mandato del Consejo Sinodal, según expresó- y ha amedrentado a nuestros hermanos migrantes que viven en el salón comunitario, pidiéndoles dejar el lugar a más tardar a fines de diciembre, porque la IELCH necesita el lugar para sus actividades. Todo esto lo ha ordenado hacer la Obispa Izani Bruch, diciendo que lo hace en representación del Consejo Sinodal.

Queremos denunciar los hechos acaecidos, pero también comunicar que debido a las últimas faltas de respeto de la señora Bruch, hemos interpuesto una denuncia en Carabineros en contra de quienes resulten responsables de todos los sucesos

violentos de que hemos sido objeto como congregación. Esta denuncia seguirá su curso en la fiscalía respectiva. Además, hemos contratado abogados para que nos asesoren y defiendan en este caso.

Se ha notificado por carta certificada a la IELCH que desocupe la casa pastoral que le habíamos facilitado. Asimismo, en nuestra asamblea extraordinaria del 03 de octubre, la congregación votó unánimemente por abandonar la IELCH y ser desde entonces una iglesia independiente. Votamos, además, que la congregación no cejará en sus esfuerzos por denunciar los atropellos y mentiras de las que hemos sido objeto.

Desde este día en adelante, ninguna persona que no sea de la congregación podrá usar las dependencias del templo y salón sin autorización expresa del Consejo Congregacional o será denunciado a carabineros por usurpación de propiedad y apropiación indebida. La Congregación posee certificado de dominio vigente al día. Poseemos todos los títulos que prueban que esta Entidad de Derecho Público, Iglesia Evangélica Luterana Congregación La Trinidad es dueña de la propiedad. Además, que estos bienes nunca fueron ni han sido traspasados a la IELCH, por lo cual, demostraremos en la fiscalía lo equivocado y violento que resultan las acciones del Consejo Sinodal y de la Sra. Bruch, al tratar de impedirnos el uso legal y correcto de nuestras dependencias.

Esperamos que el sufrimiento y dolor que un pequeño grupo de personas ha traído a nuestra congregación sea sanado por el Espíritu de Dios, que es un Espíritu de justicia, pues haciendo justicia, trae paz a sus hijos e hijas.


Consejo Congregacional de la Congregación La Trinidad

205 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo